Soy el personaje de una novela que saldrá a la venta en septiembre. Hasta entonces viviré un rato aquí.

sábado, 22 de marzo de 2008

errores

Más cuerda que nunca, y por ello más enloquecida, a veces Nadila tenía necesidad de llamar a las cosas por su nombre. Pero la tarea no le resultaba fácil. ¿Qué era un armario, una mesa, una silla, una pared, el dolor escueto pero contundente que sentía cada vez que abría el armario? ¿Tenía algo que ver con la hoja escrita que en él había colgada desde tiempo inmemorial (véase la ilustración adjunta) en la que se afirmaba que ella era un error, que erraba, que era una errante, que si un tal Melmoth el errabundo y no sé qué de aventuras solitarias... condenas del alma y otros cantares?

No hay comentarios: