Soy el personaje de una novela que saldrá a la venta en septiembre. Hasta entonces viviré un rato aquí.

sábado, 22 de marzo de 2008

Página en blanco

Llevaba días sin practicar la escritura, ni el dibujo, ni el canto, ni la natación ni el patinaje ni la cocción del arroz blanco en su punto. Se había mantenido lejos de todas sus aficiones solitarias con el fin de forzarse a vivir en sociedad: conocer a alguien, por ejemplo, y escuchar toda su vida de pe a pa. Pero aunque lo intentó (se metió en bares y pidió que le contaran eso, vidas auténticas y no relatos de tres al cuarto), nada pudo paliar los efectos del síndrome de abstintencia. Mientras un camionero con hija de trece años y mujer de cuarenta enterradas hacía una semana le contaba sus penas, Nadila sólo veía páginas en blanco pasar. Era como si ante sus ojos una gran goma de borrar (y capaz de borrarlo todo) hubiera acabado con todas las letras impresas, y ahora ella tuviera que coger el bolígrafo y ponerse manos a la obra. Pero, ¿cómo llenar de toda esa verdad que estaba escuchando la cantidad de páginas blancas que había por el mundo? Cerró los ojos y sin pensarlo se zambulló en la primera que encontró.

No hay comentarios: